top of page

Groupe d'étude de marché

Public·48 membres
Everett Bailey
Everett Bailey

Veraneando En Zapallar Libro Completo.pdf


2. Robustina.- Procopio...no me saques de mis casillas. Enlugarde agradecerme lo que hago por prestigiarnuestro nombre... porasegurar el porvenir denuestras hijas...por dartebrillo...Procopio.- Si...ya lo tengo en la tela de mistrajes.Robustina.- Intentas burlarte de m... Procopio vulgar,hom-bre intil.Procopio.- Mujer, no me insultes, si no quieresque...Robustina.- Infame. Abogado sin trabajo.Procopio.- (sinhacerle caso).-...Veraneando en Zapa-llar...Afortunadamente nomentimos porque, es-te ltimo patio de la casa ostenta unashermo-sas matas de esa sabrosa legumbre.Robustina-. Claro. Muyjusto. Muy natural. Qu habrandicho las amistades si hubieran sabidoque nosquedbamos en Santiago?...Procopio.- Eres insoportable,mujer, con tus pretensionesridculas. Tan bien que estara yo a estashoras,dndome un paseo por las piscinas...Robustina.- Atisbando alas lolas... a las baistas... Si teconozco, Procopio. Si s que eresun eternoenamorado.Procopio.- Exageras, mujer. Lo que hay es quesoy aficio-nado a la geometra, y estudio en el terreno lasrectas,las curvas, los catetos y las hipotenu-sas... 6 3. Robustina.-Pues, si quieres estudiar matemtica, no tienesms que encerrarte entu cuarto.Procopio.- Ay, la suspirada libertad! Y se dice que lasmu-jeres no mandan. Yo no s qu ms pretendenlas seoras con susteoras feministas.Robustina.- Nosotras somos las mrtires deldeber...Procopio.- Y nosotros los mrtires para pagar las cuentasdela modista, del lechero y de todo...Ah!, estavida es horrible,desesperante. (En alta voz ypasendose a grandes pasos) Cmoencontrarconsuelo, cmo hallar una esperanza, en dndebuscar amparo aesta crtica situacin...! ESCENA SEGUNDA Dichos, Amparo, Consuelo yEsperanza.Amparo (entrando).- Nos llamabas pap?Consuelo(entrando).- Aqu estamos...Esperanza (entrando).- Qudeseas?Procopio (primero extraado, y recordando despus).-Ah, deveras. Me olvidaba, hijas mas, que osllamis Amparo, Consuelo yEsperanza, aunqueprecisamente sois lo contrario de esosdulcesnombres.Amparo.- De qu conversabais?...7 4. Robustina.- De quha de ser, hijas mas? De nuestra si-tuacin: de que tu padre no cesade protestarpor el encierro voluntario a que nos hemos so-metidopara guardar las apariencias.Consuelo.- Es una situacinatroz...Esperanza.- Horrible.Consuelo (a don Procopio).- Cmo nolograste, pap,juntar dinero para salir a las playas?...Procopio.-Porque los juicios son pocos. Ya la gente no li-tiga como antes. Yase est convenciendo dela verdad de que ms vale un mal arreglo queunbuen pleito. Y porque finalmente todo os lohabis gastado vosotrasen trajes, zapatos, bai-les, etc...Amparo(escandalizada).- Has odo,mam?Robustina.- No le hagas caso. Por l ojal salierais voso-trascon trajes de percal, o sin trajes. Vuestropadre no sabe de lujo,ni de distincin (despre-ciativamente), Desciende de la familia delosRabadilla... mientras que yo soy noble y de an-tiguaestirpe...(con mucha dignidad y orgullo).Soy de losJa-ra-mi-llos... Entre mis antepasa-dos se encuentran un general yun obispo. Se-ra pedir peras al olmo, pedirle a tu padredistin-cin, chic..., savoir faire..., confort. No pertene-cer jamsa la lite...Procopio.- Quieres traerme el diccionario, Amparo, parairtraduciendo lo que me dice tu madre?...Es una 8 5. suerte que meinsulte en francs, porque as no me entero inmediatamente... ESCENATERCERA. Dichos y Luchito.Luchito (entrando).- Haydificultades?Procopio.- S, hijo mo tu madre...Robustina.-Tu padreera el que...Luchito.- En fin, la paz se ha restablecido. Mealegro.Procopio.- Estabas estudiando?Luchito.-S, pap. Ingls. Esdifcil, pero ya me va gus- tando.Procopio.- Muy bien. Es un ramotil. Sobre todo para en-tenderse con los gringos. T sabes quesiem-pre andan como nubes por todas partes...Robustina.-Y cmo andanlos repasos de geografa? Luchito.- Te dir. De la geografa no mepreocupo mu-cho, porque se est modificando constantemen-te.Consuelo(siguiendo la conversacin que ha mantenidocon sus hermanas en ungrupo aparte; en pri-mer trmino).- Qu ser de Carlos?...Amparo.-Y deErnesto?...9 6. Esperanza.- Es terrible no tener noticias denuestros no-vios.Consuelo.- De seguro que irn a Zapallar porvernos.Amparo.-Y al no encontrarnos, se pondrn a cortejar aotras?Esperanza.- Por Dios. No quiero figurrmelo.(Siguenconversando entre s, animadamente).Procopio(a Luchito).- Esuna vergenza. Reprobado en tres exmenes. Y en cada uno con tresnegras.Robustina.- Si hubiera sido con una solamente, habraspasadobien.Luchito.- Lo mismo digo yo. Mi ideal habra sido salir con unasola negra... (Aparte). Con una negra pca- ra: la Teresita que mequiere mucho... En fin, echaremos un vistazo a la ciudad.Treparemos al observatorio. (Trepa en la escala que est apoyada enel muro.) Caracoles. Qu es eso? Una humareda en la casavecina?...Procopio(temeroso).- Deja ver. (Sube a la escala.) Diosmo lo que faltaba: un incendio...Habr que ir poniendo en salvo losmuebles...Consuelo.- Ay, Dios mo!Esperanza.- Ampranos, Virgen delos afligidos.Luchito.- Qu situacin ms ridcula!Procopio(aLuchito).- Corre. Grita. Llama a las bombas. 10 7. Robustina.-No...No...Todos.- Eh?...Procopio.- Pero, mujer, qupretendes?Robustina.- Nada, que no podemos salir.(Imperiosamente)...Que no sale nadie.Procopio.- Pero, Ests loca,mujer?Robustina.- Nosotros no estamos aqu. Estamos en Zapa-llar,entiendes? Si la casa se quema, nosquemaremos en ella.Procopio.- Nome agrada la perspectiva...Amparo.-Pero, qu hacemos?Consuelo.- Hayque pensar algo.Esperanza.- Yo me siento mal.Luchito.- Yoprotesto.Robustina.- Chit...Ni una palabra. El ridculo seraespan-toso. A ver, Luchito. Sube al observatorio. Vesi cunde elincendio.Luchito.- No. El humo disminuye. Parece que el fuego hasido sofocado por los propios moradores.Consuelo.- Gracias, Diosmo!Procopio.- Respiro. 11 8. Amparo.- San Antonio Bendito ha hechoun milagro.Esperanza.- No. Ha sido San Expedito, santo que hacelascosas ligerito.Amparo.- Yo le hice una manda.Esperanza.- Y yotambin.Amparo.- Yo un paquete de velas para su altar.Esperanza.- Yyo otro.Amparo.- Bueno, papito. Danos la plata para comprarlasvelas.Procopio.- Pero, entonces, qu gracia tiene queustedeshagan la manda?Amparo.- Es que nosotros ponemos la intencin,pero tpones la plata...Procopio.- Lo de siempre: yo soy el eternopaga-dor...Bueno, nias. Ya se est oscureciendo yes conveniente queos dediquis a hacer vues-tras labores. (Se van Amparo, Consuelo yEs-peranza.) (A Luchito):T, estudiante reprobado,a pesar tuslibros. A ver cmo sales en marzo.(Se va Luchito.) (A su mujer): Tquerida Ro-bustina, a zurcirme los calcetines. En estostiempos nose pueden comprar nuevos... Y yo...me largo a la calle.Robustina.-Eh? 12 9. Procopio.- Claro, mujer. A comprar provisiones para eldade maana.Robustina.- De veras. Me olvidaba. Bueno. Puedessalir,pero vuelves luego.Procopio.- Ah, claro! Anda, treme elsombrero y el sobre-todo. (Se va Robustina.) ESCENA CUARTA Procopiosolo. Luego, Robustina.Procopio(solo).- Al fin. Voy a respiraraire, a estar un ra- to en libertad, lejos de la frula de estaReina del hogar. Comprar las provisiones de cos- tumbre, las dejarencargadas donde un amigo de confianza -en casa de Jerez-, enseguida ir a echar una modesta cana al aire y a beber unas copitascon unos buenos amigos que es- tn veraneando como yo. Este Jerez esmuy diablo. Anoche me facilit para los efectos de esta aventura unabarba postiza, con la cual podr andar tranquilo, sin que nadie mereco- nozca. (La saca del bolsillo y la examina.) Por cierto que nole he dicho ni una palabra a mi mujer de este disfraz. (Haceaspavientos y habla mientras oculta la barba en subolsillo.)Robustina (entrando y sorprendindolo).- Qu es eso?...Quests hablando solo? Qu signifi- can esos movimientos?Procopio.-Problemas, hija ma. Problemas...13 10. Robustina.- Ah!Procopio(despus de ponerse el sobretodo y el sombre-ro).- Bueno, mujer.Hasta luego.Robustina.- No tardes, eh?...Y muchadiscrecin.Procopio.- Pierde cuidado. Hasta luego, esposa ma.Ro-bustina...Robustina.- Vlgame, Dios. Lo que cuesta mantenerelprestigio de nuestra posicin social. ESCENA QUINTA. Robustina yAmparo.Amparo (entrando).- Y pap?... Robustina.- Sali ya, hijama.Amparo.- Qu contrariedad! Yo tena que hacerle unosencargosy...Robustina.- Los dejas para maana, entonces.No haymsremedio.Amparo.- Qu rabia me da no poder salir a la calle; pasaralcorreo, ver si hay cartas!...Robustina.- Carta de quin?Amparo.- Delas amigas, naturalmente. (Aparte.) Y si hayalguna del novio, tantomejor Qu ser de Er-nesto?... 14 11. Robustina.- Cmo Ernesto?... Noes tu novio Aga-men?...Amparo.- No es: era.Robustina.- Cmoas?...Explcate, porque yo francamen-te no me doy cuenta de estoscambios tan re-pentinos. Por lo dems eres poco expansivacon tumadre.Quin es ese Ernes-to?...Dnde lo conociste?...Amparo.- En casade los Gmez. T sabes que todos losmartes tienen sus reuniones.Pues...en una deellas fui presentada a l. Simpatizamos en elacto...Es un mozo muy guapo, viste muy bien,est empleado en un ministerio.En fin, es unexcelente partido. Yo no he querido decirte na-da,porque no tena seguridad de sus intencio-nes, ni si todo iba areducirse a simples conver-saciones, pero parece que Ernesto piensase-riamente.Robustina.- Me alegro mucho, hija ma. Pero Aga-men...Quir a decir Agamen?...Amparo.- Nada. Qu puede decir?... No me gustaesehombre. No tiene dnde caerse muerto. Esmuy antiptico. Y luego elnombre que lleva, tanlargo y tan feo: A-ga-me-nn. Hgame elfavor,mam, de no hablarme ms de l.Robustina.- Pero de todos modos,habra que darle algunaexplicacin.Amparo.- Ninguna, mam. Porque hasde saber tambinque a tu candidato Agamenn se le ha visto15 12.cortejando a la Rosa del Campo, a la Violeta del Valle, a la Hensiade los Ros, a la Margarita Montes, a la...Robustina(Interrumpindola).- Basta, hija ma. Se ve que ese individuo no esun hombre: es un picaflor. Es un pjaro de cuentas. Has hecho bienen darle calabazas.ESCENA SEXTADichos, Consuelo yEsperanza.Consuelo (entrando).- No, si quien las ha dado ha sidol.Robustina.- Cmo es eso?...Estabas escuchando? Esoes muyfeo.Esperanza (a Consuelo).- Faltas a la verdad. He sido yo la quelo ha despedido. No soy como t, que des- esperas porque noencuentras un novio a tu gusto. A m me sobran.Consuelo(irnicamente).- Las ganas.Robustina.- Pero, qu barbaridad. Pareceque los senti-mientos fraternales desaparecen al tratarse deestosasuntos.Esperanza.- Es que son muy delicados.Amparo.-Bueno. Basta.Ser como ustedes quieran. Pe- ro es el hecho que yo ser la primeraen con- 16 13. traer nupcias. Porque lo que eres t (refirin-dose aConsuelo) no te fes de tu cadetito.Consuelo.- Te daenvidia?...Amparo.- Lstima. Porque suponiendo que te fuerabienhasta la terminacin de sus estudio -lo que se-ra un milagro-,cuando ingresara al ejrcitohabra que pedir permiso para que sepudieracasar contigo. Son muchos trmites. Hay quegustarle a lospadres, a los hermanos, a los t-os, a todos los parientes, y todavahay quegustarle al gobierno. Es terrible.Robustina.- Podas aprenderde vuestra hermana menor.Tiene ms sentido prctico. Esperanza.- S,mam. Yo no deseo jvenes arrogantes,guapos, o con vistososuniformes. Prefiero unseor de edad.Amparo.- Qu horror!Consuelo.- Quatrocidad!Esperanza.- Un seor de edad, pero con dinero, que medlujo, que me d gusto en todos mis deseos, queme compre joyas,trajes y auto. No desesperoencontrarlo.Amparo.- Pero no te atrae elamor, la juventud, la simpa-ta que emanan de las miradas cariosas,laemocin que experimentamos al ver de impro-viso al seramado?...Esperanza.- S. Todo eso es muy lindo, muy encantador,muypotico. Pero no se encuentra fcilmente,17 14. y, sobre todo, anuestro alcance, un novio que sea al mismo tiempo joven rico, einteligente, y en la imposibilidad de encontrar las cosas al gustode una, opto por lo prctico, por un seor de edad que tengadinero.Consuelo.- Lo que desea sta (sealando a Esperanza) esquedarviuda, joven y con plata. Un partidoventajoso, como dicen loshombres.Robustina.- Bueno. Basta de charlas, y a descansar. Estunpoco fra la noche, y no conviene estar al se-reno. Fcilmente sepuede coger un resfro.Consuelo.- Est bien mam. Nos vamos. (se vantodas asus habitaciones.)ESCENA SPTIMA. Luchito, solo.(Saliendo enpuntillas de su habitacin, y con el sombrero en la mano, en actitudde salir.)-Nadie. No hay nadie afortunadamente. Lo que es yo meescurro con todo sigilo. Estoy harto de ingls, de matemticas y degeografa... (Se va sin hacer ruido.) 18 15. ESCENA OCTAVAAmparo,sola.(Entrando pensativa.) Amparo.--Qu ser de Ernesto? La ltima vezque lo vi, fue a la salida de misa...(Se oye ruido en el patio deuna de las casas vecinas.) (Alarmada): Quin podr ser si no haynadie all ahora? Habr entrado algn ladrn?...ESCENA NOVENA. Amparo yErnesto.Ernesto (asomando arriba del tejado, por la casa veci-na).- Soy yo, Ernesto.Amparo.-Cielos, qu placer! T aqu?...Pero, aqu se debe esta sorpresa? Qu vergenza me da al mismotiempo!Ernesto.- Amor mo, a Zapallar me dijiste que te ibas, y aZapallar fui. No estabas. Entonces dije: Esta- r en otroZapallar... Y, efectivamente, aqu te veo.Amparo.-Pero, cmo...cmohas sabido?Ernesto.- Por una casualidad. Vers. Rondaba frente a tucasa, imaginndome verte en los balcones, fresca como una rosa yencantadora como siempre, cuando con gran asombro mo veo sa- lirsigilosamente a tu hermano Luis; tate! me di- je. Aqu hay gatoencerrado. Y como toc la19 16. coincidencia que la casa vecinaestaba desocu-pada, aqu me tienes.Amparo.- Bueno, Ernesto; pero novaya a verte alguienen esa postura, con lo cual nos comprometer-as.Voy a abrirte la puerta de calle y conversa-remos unos pocosminutos con ms tranquili-dad.Ernesto(asustado).- Ay!Amparo.- Qu eseso?Ernesto.-Que me parece que tiembla...Amparo.- De veras. PorDios, bjate.Ernesto.- Hasta luego. (Ernesto desaparece tras eltejado).ESCENA DCIMAAmparo, Consuelo, Esperanza yRobustina.Consuelo (entrando).- Mam...mam. Esttemblando...Esperanza.- Dios mo, qu susto!Consuelo.-Amparo...Esperanza.- Lucho...Consuelo.- Salgamos a la calle. 20 17.Robustina.- No. A la calle, no. Por nada del mundo.Consuelo.- Yo mesiento mal.Esperanza.- Las piernas no me sostienen.Amparo.-Y pareceque sigue todava.Consuelo.- Con seguridad que va a venir otroremezn.Nunca viene uno solo.Esperanza.- Siempre me acuerdo delterremoto de...Consuelo (asustadsima).- No lo deca?...Otravez...ycon un ruido infernal.Amparo.-Corramos a la calle.Cosuelo.-Salgamos, s. (Llamando.)Lucho...Lucho...Esperanza.- Parece que noest. Habr salido?Robustina (imperativa).- Bajad la voz, y estaosquietas. Aprended de vuestra madre... (Aparte), que tampoco lastiene todas consigo.No veis?...Ya pas. (Pequea pausa.) Ea! Arecogeros, ni- as, que ya es hora de entregarse al reposo. Encuanto a ese insubordinado de Lucho...maana arreglaremoscuentas.Consuelo.- Cualquiera duerme tranquila.Esperanza.- Estavida es insufrible.Robustina.- Basta de rezongos. 21 18. Consuelo.-Cualquiera encuentra marido con esta situa-cin.Esperanza.- Nadiequiere casarse...Robustina.- Paciencia, hijas mas.Consuelo.- Buenasnoches, mamacita.Esperanza.- Que reposes bien.Robustina.- Lo mismodigo, hijitas. Hasta maana.(Se van primero Consuelo, Amparo yEsperanza por distin- tas puertas; luego, Robustina.) ESCENAUNDCIMA Amparo, sola.(Saliendo de su cuarto y entrando a escena depuntillas.)Amparo.--El pobre Ernesto debe estar esperndome. Voy aabrirle la puerta y charlaremos un mo- mento. En seguida vuelvo.ESCENA DUODCIMA.Amparo y Ernesto.Amparo.-Chit...Calladito. Quenadie se entere.Ernesto.- Nadie, alma de mi alma... (le declaracmica- mente su amor) 22 19.............................................................................Amparo.- Y cuentas ya con algo para nuestra boda?...Ernesto.-Cuento con la muerte de mi to y padrino Se- bastin, que, como notiene familia y me profe- sa un cario entraable, me instituir sunico heredero.Amparo.-Y tendremos que esperar que fallezca para verrealizados nuestros ideales?...Qu triste y fnebre es eso!Ernesto.-La vida es as (filosficamente). De la muerte nace la vida, en unaconstante renovacin... que sera largo explicarte...porque losminutos son preciosos. Me quieres mucho, verdad?Amparo.-Y me lopreguntas, ingrato? Te amo locamen- te. Pienso en ti a todas horas.Sueo contigo casi todas las noches.Ernesto.- Qu sueas?Dime.Amparo.-Sueo que yo estoy toda vestida de blanco, t de frac,correctsimo, y frente a nosotros...el sa- cerdote bendicindonos.Cincuenta automvi- les lo menos, esperando afuera en la calle lasalida de la concurrencia...Ernesto.- Yo sueo lo mismo, pero en unaparroquia humilde. (Aparte) As se gasta menos.Amparo.-Quocurrencia! Y, el qu dirn?Robustina (adentro).- Auxilio...Amparo... Consuelo... Es- peranza.23 20. Amparo.-Virgen santa. Quocurrir?... Escndete aqu. En seguida saldrs. Yo te avisar. Qu pasa-r?...(Ernesto se oculta entre las plantas). Ay, qu susto!ESCENADECIMOTERCERA.Amparo, Consuelo, Esperanza y Robustina.Consuelo(entrando).- Qu ocurre?Esperanza (entrando).- Qu pasa?Robustina(entrando rpidamente, con bata y gorro de dormir, presa de unverdadero pnico).- Hijas mas... algo terrible... No puedohablar...Amparo.-Pero, qu sucede? Explcate, por favor.Robustina(con palabras entrecortadas).- Sucede que hay ladrones...hayladrones en la casa.Consuelo.- Dios mo!Esperanza (asustadsima).-Huyamos.Robustina (prosiguiendo su relato).- Un bandido... barbudoy siniestro... quiso introducirse en mi dormitorio.Amparo.-Quhorror!Consuelo.- Y, dnde est?24 21. Robustina (desfallecida).- Nolo s, hijas mas. No he teni- do fuerzas sino para salir afuera parallamaros.Esperanza.- Llamemos a la polica.Robustina (sobreponindosea su propia turbacin).- No. Eso no. Sera para que el ridculo cayerasobre nosotras. Ustedes saben que no estamos aqu. Entienden?Estamos en Zapallar, de manera que si nos roban, debemos dejarnosrobar.Amparo.-Pero, mam...Consuelo.- Debemos hacer algo.Robustina.-Si hubiera un hombre a quien acudir...ESCENA DECIMOCUARTA. Dichos yErnesto.Ernesto (presentndose bruscamente, al or las ltimaspalabras).- A sus rdenes, seora.Consuelo.- Uy!, el ladrn... (corredesesperada).Esperanza.- Huyamos.(Consuelo y Esperanza se van,dando gritos.Doa Robustina cae desmayada en un silln.Ernesto nohalla qu hacer. Amparo est todaconfundida).Ernesto.- Pero, Amparoma qu ocurre? 25 22. Amparo.-(sobresaltada).- Ocurre que...hayladrones en casa, y no hallamos cmo expulsarlos. Esta- mos solas.Toca la casualidad que Lucho y pa- p salieron. Qu hacer?Ernesto.-Ante todo, serenidad...calma, yo lo prender. Amparo.-Gracias,Ernesto mo. Gracias.Robustina (volviendo en s).- Se fue el ladrnya?...Ernesto (respetuosamente).- Seora...Robustina (cayendonuevamente en el silln).- Por favor, no me mate usted.Ernesto.- No,seora. Si no pienso en matarla. Usted est equivocada. Yo soyErnesto, que amo a su hija Amparo, y he venido aqu a salvar a ustedy a los suyos de la audacia de los bandoleros.Robustina.- Esverdad, hija ma?...Amparo.- S, mamacita. Es mi novio.Robustina.-Oh, caballero! Cmo le podremos pagar estefavor? Busque usted alladrn y chelo fue-ra...sin que se entere la polica, sin que seente-re nadie. Ernesto.- Bien, seora. Acato sus rdenes. Voy apro-ceder a registro de las habitaciones. Mientrastanto, oclteseusted con Amparo y no salgahasta que yo la llame.Robustina.- Bueno.(Aparte.) Estoy ms muerta que viva. (Se van Amparo y Robustina.)2623. ESCENA DECIMOQUINTA.Ernesto, solo.Ernesto- Lo malo es que notraigo arma alguna. (Se re-gistra los bolsillos.) Y si el bandidolleva pu-al?... (Pausa) Ea!...nimo...resolucin. (Diri-gindose a unapuerta y retrocediendo.) Perono. No me atrevo... Qu falta me hacemi re-vlver! Hay que tener presente que est empe-ado...mi amorpropio, mi honor de caballero.Debo, pues, afrontar la situacin. Quhacer?La verdad es que yo, al salir de casa, no me fi-gur el lo enque iba a meterme. Pero, por ella,estoy dispuesto a todo. Morir porella como unpaladn de los tiempos heroicos. (Transicin). Elescndaloque voy a formar si el ladrn preten-de atacarme, no va a ser paracontarlo. La ver-dad es que tengo miedo de penetrar enlashabitaciones. Yo preferira esperarlo aqu, en elpatio. Aqu hay mscan


https://soundcloud.com/shcherbakovewbcx/internet-download-manager-6303

https://soundcloud.com/hitchpapelam1985/download-zuma-deluxe-21-full-version-crack-best

https://soundcloud.com/comrihare1976/mrt-319-verified

https://soundcloud.com/provfronklii/nfs-most-wanted-2012-free-download-full-version-for-pc-with-crack

https://soundcloud.com/dl783egorov/y2mate-paramount-plus-downloader

À propos

Bienvenue sur le groupe ! Vous pouvez entrer en contact avec...

membres

bottom of page